Cuidemos a nuestros mayores


Todos los especialistas, incluso los partidarios de la apertura, sostienen la necesidad de mantener un aislamiento estricto de los adultos mayores para reducir el número de víctimas fatales de la pandemia por covid-19 y para evitar el desborde de los sistemas de salud.


El problema es que, incluso antes de la pandemia, muchísimos adultos mayores sufrían de soledad; en muchos casos, de esa soledad tan profunda que genera pensamientos suicidas.

La tercera edad (más de 65 años) es el grupo etario con mayores índices de suicidio después de la adolescencia. Más de 9 adultos mayores cada 100.000 mueren al año a causa de suicidio en Argentina. Y al igual que sucede con los adolescentes, las señales previas suelen pasar desapercibidas porque se confunden con cambios típicos de la edad. Muchas veces ni siquiera alcanza con que el adulto mayor diga textualmente “me voy a matar” o “ya no quiero vivir más” para que se lo tome en serio.


Los problemas que con más frecuencia relatan los adultos mayores con pensamientos suicidas son la tristeza y la soledad. También les suelen pesar los duelos no resueltos acumulados durante toda una vida, son frecuentes los problemas de salud, a veces padecen dolores permanentes o alguna incapacidad, y muchos se sienten inútiles o abandonados por sus seres queridos.


La pandemia de Covid-19 y el distanciamiento social que se aplica para frenar la velocidad de los contagios, con especial énfasis en los adultos mayores, no hace más que agravar todos estos problemas emocionales. La cuarentena cambió la vida de todos, pero muchos jóvenes trabajan en actividades esenciales o permitidas, salen a comprar y tienen vidas sociales medianamente activas mediante las plataformas electrónicas. La mayoría de los adultos mayores no tienen nada de eso.


Por todo esto, INECO, UNICEF, Infobae y otras empresas se unieron en una campaña bajo el hashtag #EnCasaConSalud para acercar a las personas consejos útiles para el cuidado de la salud mental durante la cuarentena. Como parte de la campaña, esta semana Infobae publicó una serie de consejos específicos para el cuidado de adultos mayores.


Desde el Centro de Asistencia al Suicida, apoyamos este tipo de iniciativas, pero insistimos en el poder de la escucha en la asistencia de personas en crisis.


Entre todos fuimos construyendo un mundo para jóvenes, muchos adultos mayores no encuentran lugar en él, sienten que no se los toma en cuenta, que no se los escucha, que se los ignora. Ellos necesitan de nuestra presencia, que compartamos tiempo con ellos, que los dejemos hablar de las cosas que le interesan. Necesitan saber que aún existen para el mundo, que nos importan, que los queremos.


Cuando un adulto mayor es ignorado corre más riesgo de depresión y de suicidio. Y en esta época también corre riesgo de adoptar conductas rebeldes, violar la cuarentena o no tomar las medidas sanitarias necesarias para protegerse de un contagio. Por ese motivo, debemos tomarnos un tiempo para escucharlos y calmar su angustia. Y en aquellos casos en que observemos conductas o actitudes que nos hagan sospechar una angustia profunda o pensamientos suicidas, buscar ayuda profesional. O, por supuesto, llamar a nuestra Línea de Asistencia al Suicida.


Las opiniones vertidas en estas notas no necesariamente reflejan posturas oficiales del Centro de Asistencia al Suicida y se publican bajo exclusiva responsabilidad de sus autores.


133 vistas

Colaboran con el Centro de Asistencia al Suicida:

1/2

Línea de prevención del suicidio: tel:135 (línea gratuita)

(011)5275-1135 desde todo el país

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Blogger Social Icon
  • Instagram Social Icon

Si Usted también quiere colaborar, su aporte desde solo $ 50, hará que podamos brindar mejor asistencia a cada vez más personas que la necesitan. Ingrese aquí para registrar su donación.