Evelina Cabrera: Del intento de suicidio a ser ovacionada en la ONU


Las vidas de las personas son construcciones. Cada una de las cosas que nos pasan y, fundamentalmente, la forma en que reaccionamos frente a las cosas que nos pasan van formando la persona que somos. Es difícil asignarle un valor especial a determinadas circunstancias porque, a fin de cuentas, cada una de ellas fue necesaria para llegar al momento actual. Vamos transitando nuestras vidas como quien sube o baja los peldaños de una escalera, cada paso nos lleva al siguiente y, en definitiva, a ser quienes hoy somos. Sin embargo, hay momentos que se destacan, no porque hayan sido trascendentes por si mismos sino por la significación que nosotros mismos pudimos darle. Para Evelina Cabrera uno de estos momentos fue lo que vio accidentalmente en un televisor.

Poco antes había intentado suicidarse y los últimos años los había pasado en la calle perdiéndose en la marginalidad y convenciéndose a sí misma de que ella no valía nada. Cómo fue que, pocos años después, esa chica mal nutrida, sin apoyo ni contención familiar, y con muy poca formación acaparó la atención de los líderes del mundo disertando en el cierre de la Asamblea de la ONU es una historia de superación apasionante que ella misma contó en diálogo con Infobae. Aquí solo quisieramos enfocarnos en ese momento mágico en el que Evelina selló su compromiso con la vida.

Lo que vió en ese televisor encendido en el puerto de frutos luego de su intento de suicidio lo vieron también miles de televidentes en todo el país, pero para Evelina fue una revelación que cambió el curso de su vida. Así lo cuenta ella misma: “Había una nena que pedía un respirador porque estaba en silla de ruedas. Y yo no sé si fue producto de todo lo que tomé o qué, nunca lo sabremos, pero dije: ‘Yo puedo caminar, puedo respirar, puedo hacer esto, y esa nena está pidiendo un respirador...’. Y bueno, me acuerdo que fui a la casa de mi papá y empezamos una relación de amistad”.

Todo lo que sucedió después fue mérito exclusivo de Evelina. Lo que ella pudo ver en esa pantalla también lo fue, pero la experiencia de tantos años escuchando a personas que sufren desde nuestra Línea de Asistencia al Suicida nos dice que las personas que están atravesando crisis profundas, que se sienten desesperadas, desesperanzadas o agobiadas bajo el peso de la angustia, tienen una especial sensibilidad para decodificar estos mensajes.

Una crisis no siempre es una oportunidad, pero las oportunidades de cambio están allí, frente a nosotros todo el tiempo. Una crisis puede llegar a ser el catalizador para que finalmente veamos nuestra propia oportunidad. Para Evelina fue tomar consciencia de sus dones y sus capacidades, asumir la responsabilidad sobre su vida. También darse cuenta de que no estaba sola en el sufrimiento, que había otras personas que necesitaban una mano, tal vez más que ella misma. Así fue como Evelina dejó a un lado esa pequeña queja de quien se mira a sí mismo, comenzó a mirar y a representar las necesidades de otros y se convirtió en líder. También decidió ser ella misma, seguir su pasión y explotar al máximo su potencialidad.

Agradecemos a Evelina por contar su historia porque nos muestran que estos momentos mágicos en los que el sinsentido se transforma en ganas de vivir y mejorar realmente existen. Esto debería ser una fuente de esperanza para tantas personas que ahora mismo están atravesando crisis emocionales y, es, sin duda, un aliciente para todos los que desde la asistencia intentamos acompañar a otros en la búsqueda de alternativas de vida. Si una sola de las personas a las que asistimos pudiera encontrar esa idea, ese pensamiento, esa emoción, capaz de encender la esperanza en su corazón, nuestra tarea estaría sobradamente justificada.

Si usted esta atravesando una crisis emocional, con o sin pensamientos suicidas, y siente que aún no encuentra la salida, no dude en llamar a nuestra Línea de Asistencia al Suicida.


Las opiniones vertidas en estas notas no necesariamente reflejan posturas oficiales del Centro de Asistencia al Suicida y se publican bajo exclusiva responsabilidad de sus autores.


428 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Colaboran con el Centro de Asistencia al Suicida:

1/2

Línea de prevención del suicidio: tel:135 (línea gratuita)

(011)5275-1135 o 0800 345 1435 desde todo el país

  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Twitter Social Icon

Si Usted también quiere colaborar, su aporte desde solo $ 50, hará que podamos brindar mejor asistencia a cada vez más personas que la necesitan. Ingrese aquí para registrar su donación.