¿Por qué nos preocupan más los homicidios que los suicidios?