top of page

Esteban Bullrich: Cómo la búsqueda de sentido puede mejorar nuestras vidas



¿Quién es Esteban Bullrich? ¿Un político de la oposición?, ¿un senador nacional?, ¿un paciente de ELA?, ¿o un hombre que eligió afrontar un mal terrible con coraje, generosidad y esperanza? Seguramente es todo eso y mucho más, pero, según sus propios dichos, lo que mejor lo define en estos momentos es la forma en que le hace frente a su enfermedad. Ver nota en Infobae.


Esteban Bullrich también es un ser humano sensible y como tal fue presa de la angustia y del enojo. Por eso su ejemplo es más valioso para quienes aún intentan superar esas etapas.


Las personas que sufren enfermedades incurables graves se ven obligadas a librar varias batallas a un tiempo. Por un lado está la propia enfermedad como condición biológica con las limitaciones que impone y los tratamientos que demanda. Por otro, el aspecto social y familiar: cómo volver a integrarse a la red de vínculos en una situación diferente. Por último, y casi siempre lo más difícil, el aspecto psicológico: transitar el duelo por la salud perdida y en muchos casos enfrentar la incapacidad y la cercanía de la muerte. Resulta lógico desmoralizarse en estas condiciones, que se imponga la angustia y el enojo, que el enfermo se pregunte ¿por qué a mí?


Las personas que logran superar estos estados emocionales son aquellas que a pesar de su enfermedad pueden encontrar una causa o un propósito que colme de sentido el resto de sus dias. Puede ser la familia, los amigos, el trabajo, una causa política o social, un proyecto... Lo que es común a todas estas razones es el otro. Aunque a veces pretendamos ignorarlo, el sentido profundo de nuestras vidas siempre se relaciona con algún otro. Tal vez por eso, quienes, a pesar de tener que enfrentar una enfermedad grave e incurable, logran mantener el norte, suelen ser especialmente generosos.


Esteban Bullrich padece la misma enfermedad que sufrió el físico británico Stephen Hawking: esclerosis lateral amiotrófica. Como Stephen pudo superar las etapas iniciales de desaliento y reencausar su vida en función de una causa que considera justa o importante, en beneficio de su comunidad. Esta actitud, tan difícil pero tan importante para quienes sufren enfermedades graves, fue la que los salvó de la desesperación.


Sabemos que no todos lo logran, que la desesperanza, la angustia e incluso los pensamientos suicidas son frecuentes entre los enfermos graves. Pero ejemplos como los de Stephen Hawking, Esteban Bullrich y muchos otros podrían servir de guía para que más enfermos graves puedan recuperar el sentido de sus vidas. Y, por supuesto, tambien para quienes no tubimos que padecer situaciones tan terribles. Si ellos pudieron todos podemos, pareciera ser el mensaje. Por su generosidad, por su trabajo en función de otros y por el mensaje que transmiten le estamos agradecidos.


Si Usted padece una enfermedad grave o incapacitante y a causa de ello siente que la angustia y la desesperanza lo abruman, o se siente así por otras causas, no dude en llamar a nuestra Línea de Asistencia al Suicida.


 

Las opiniones vertidas en estas notas no necesariamente reflejan posturas oficiales del Centro de Asistencia al Suicida y se publican bajo exclusiva responsabilidad de sus autores.



213 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page